Curso iniciación montaña invernal.

Curso iniciación montaña invernal.

 

 

La verdad es que no es fácil resumir en pocas palabras el resultado del curso que se ha celebrado este fin de semana en Sierra Nevada, a través de Soloaventura. Trataré de no ser pedante ni tampoco quisiera que parezca que le estoy haciendo la pelota a nadie. Pero en honor a la verdad he de resaltar la disponibilidad del grupo, su aptitud y actitud. Que no es que sea difícil encontrarla en este tipo de cursos, pero tanto el Buitre como yo, coincidimos en que este grupo en concreto nos ha encantado y nos han hecho pasar un fin de semana de fábula. Salvando los errores que haya podido haber, que seguro que los ha habido, creemos que ha sido un curso dinámico, entretenido y completo, aunque también es cierto que hubiésemos necesitado algo mas de tiempo para dar en mayor profundidad algún tema que otro, como por ejemplo la planificación de rutas y a lo mejor alguna que otra cosilla, pero es un temario demasiado extenso para un fin de semana. En definitiva estamos bastante contentos con el resultado del curso, porque estamos convencidos que se ha conseguido el objetivo, que no es otro que, cada persona que se anima ha realizar este tipo de curso, sea lo suficientemente autónoma como para organizar una salida a la alta montaña invernal, de una forma segura teniendo en cuenta las posibilidades y limitaciones de cada cual.

Sonia dando sus primeros pasos de bajada.

Sonia dando sus primeros pasos de bajada.

 

Sábado 4 de Abril.

 

Quedamos con el grupo a las ocho de la mañana en el Albergue Universitario de Sierra Nevada. El Buitre y yo (Poli) subimos un poco anestábamos tes para ir preparando el material, para cuando llegara la gente y así ganar algo de tiempo. Pero José, Jorge y Sonia, deseosos de comenzar se encontraban en el Alberge casi a la par que nosotros, David llegó sobre las ocho, así que a la hora acordada dispuestos a comenzar.

Normalmente tratamos de impartir la teoría a primera hora, para más adelante poner en práctica sobre el terreno las nociones aprendidas en el aula. Pero debido a las condiciones de la nieve, decidimos hacerlo al revés. Tras preparar botas, ajustar crampones y unas breves nociones básicas de piolets, salimos dirección al observatorio de la Hoya de la Mora, donde en unas rampas sin mucha altura vimos las distintas técnicas de ascensión. Luego nos dirigimos hacia el Barranco de San Juan, donde estuvimos haciendo pruebas de autodentención, y pudimos comprobar que el grupo aplicaba con destreza las explicaciones recibidas. Tras un buen rato pegando barrigazos, hicimos una paradita para comer un pequeño picnic y echar un rato de charla.

El grupo por los Peñones de san Francisco.

El grupo por los Peñones de san Francisco.

 

 

Bajamos por el San Juan, hasta los peñones de San francisco, para remontarlos por un pequeño corredor, pero debido a su orientación se encontraba sin nieve, así que hubo que rodearlo buscando otra orientación que nos permitiese ascender con crampones. Una vez arriba aprovechamos para ver un poco de cartografía, con mapas y brújulas. Como se nos echaba el tiempo encima, nos dirigimos al Albergue para cambiarnos, secarnos y dar las clases teóricas que no vimos por la mañana.

 

 

 

 

 

Domingo 5 de Abril.

La actividad propuesta para este día era subir al Veleta, así podemos poner en practica lo aprendido la jornada anterior, excepto la autodetencion, por motivos de seguridad.

Fue una actividad interesante, por muchos motivos, en primer lugar pudimos comprobar el cambio de la calidad de la nieve, que a diferencia del día anterior estaba durita y en algunas zonas helada, por  lo que pudimos progresar cómodamente y sin problemas.

Increíble vista de las nortes.

Increíble vista de las nortes.

También hubo algunos ejemplos de superación personal, como por ejemplo José, que venia con los ligamentos de la rodilla tocados y ya desde muy pronto se le acusaron, pero con la ayuda de unos bastones que Jorge le cedió, consiguió hacer cima sin grades dificultades. Sonia y David también tuvieron una lucha entre mente y cuerpo. Mientras su cuerpo solicitaba un parón, su mente proponía continuar y haciendo caso a su mente consiguieron hacer cumbre. Este tipo de diatribas son muy frecuentes en montaña y el secreto esta en saber cuando continuar y cuando no, cosa que nunca esta demasiado clara ni suele ser fácil.

Finalmente conseguimos hacer cumbre el grupo al completo y tras una paradita y las pertinentes fotos, nos volvimos al Albergue a por las merecidas cervezas y dimos por concluido este curso, que a nuestro juicio a sido más que satisfactorio.

No quisiera terminar sin agradecer la asistencia de Sonia, José, Jorge y David, a Soloaventura por confiar en GranAlpina, que espera que salgan mas cursos de este tipo y sobretodo con este tipo de gente con quien hemos pasado una grata experiencia.

Sin más lo que esperamos es volver a vernos por las

Eln la montaña con humor

en la cumbre con Juan y Medio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *