Barranquismo con niños

Barranquismo con niños

Finalmente el verano es repetitivo, todos nos aglomeramos en los mismo lugares, allí donde la terraza de un chiringuito sube la

Barranquismo con niños

Aproximación Barranco

temperatura al menos 4 grados, en comparación a la del exterior. Gastamos ingentemente, y casi que el único recuerdo que nos podemos llevar es un quemazo de piel.

La ventaja de la montaña es que no esta tan abarrotada, nos enseña mucho sobre nosotros mismos y sobre el entorno.

Queremos enseñarte actividades para hacer en verano con la familia. Le llamamos “Barranquismo con niños“.

aproximación sencilla, cerca de olivos centenarios

Conocemos el inconveniente, el calor. La opción del barranquismo es bien conocida por todos, aunque en la mayoría de los casos,  plantea la imposibilidad/dificultad de realizarlo con niños.

Pues bien, la actividad que os presentamos a continuación, es un barranco muy fresquito, incluso a las horas centrales del día, es apto para niños y encima está cerca de Granada. Como este hay más, y no están tan frecuentados como “Rio Verde”.

Con los pies en el agua, fresco!

Pasarela natural al margen del río

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Disfruta con la familia de las actividades de GranAlpina, están pensadas para vosotros.

Barranquismo con niños

Barranquismo, niños, caliza y conglomerado

Paseando sobre el agua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas nuestras actividades son totalmente legales y están dirigidas por un guía profesional titulado, en este caso, Carlos Martínez Rodríguez TDII en Barrancos y 20 años de experiencia como guía.

GREDOS

GREDOS

In hell I’ll be in good Company.

Esta mañana al despertar he puesto música en el ordenador y al azar han comenzado a sonar The Dead South “In hell i´ll be in good Company”. Una sonrisa se ha dibujado en mi cara, al venirme el recuerdo de esta semana pasada en Gredos.

Hacía varias semanas que Javi me comentó lo del viaje a Gredos para escalar en Galayos. Escuela que me atrevería a calificar como de las más puras de España para la práctica de la escalada clásica. Su roca, su particular escalada, sus fisuras, su adherencia, sus destrepes, su grado, etc. No puede dejar indiferente a nadie. Creo que no es posible poder dormir plácidamente a la vuelta de un viaje como este. Al meterme en la cama, comienza la conversación con la almohada y recientes recuerdos se me pasan a toda velocidad por la cabeza, sin dejarme pegar ojo. Finalmente caigo dormido como una criaturica.

El domingo a las tres de la tarde quedamos en Antequera, Sebas, Manu y yo. Jesús y Carlos salieron desde Sevilla, Juanito y Javi desde Madrid, la cosa promete. Nos reunimos en Arenas que es el último pueblo donde encontraremos un garito donde nos sirvan cervezas para poder regar el encuentro, antes de ponernos a la tarea, lo que está claro, es que llegaremos de noche al refugio, así nos da igual retrasarnos algo más con las cervezas.

Llegamos a la plataforma de la cabra y mientras preparamos las mochilas se nos acerca un señor mayor, montañero, con ganas de hablar. Juanito entabla conversación con él y resulto ser un tal “Quinin” Joaquín Burgos. Un clásico de Gredos, que tiene algunas vías abiertas por la sierra, un personaje interesante que se despide de nosotros pidiéndonos que le demos recuerdos a los Galayos de su parte, ya que él no puede subir, las rodillas desgastadas no se lo permiten.

Subimos al refugio Victori tranquilamente, haciendo algunas paraditas de cigarrito y charla. Al llegar comimos algo y nos pusimos a dormir al raso, hacia una noche espectacular.

 

LUNES.

Sin prisa, pero sin pausa nos levantamos, desayunamos y organizamos las cordadas. Javi, Juanito y yo haríamos una, Sebas y Manu otra. Carloncho y Jesús la otra.

Decidimos entrar a la vía Arañas amarillas, en la torre Amezua, para ir calentando motores y probarnos en Galayos. Sobre todo yo, que es la segunda vez que escalo aquí. Los demás conocen esto bastante bien. En principio no es una línea difícil. Pero aquí tampoco hay nada fácil.

L1. V. Comienzo yo la escalada en un largo que no es complicado, pero que tiene algún paso que te recuerda donde estas. Muy disfrutón.

L2.V+. Este largo le toca a Javi. Comienza en una placa que no es difícil, pero esta expuesta, ya que hay que superarla sin proteger y se te ponen las orejas de punta. El resto del largo es muy bonito y a pesar de no ser complicado, hay que mover bien pies para encadenar.

L3.V+. Es el turno de Juanito. Es un largo corto, donde tendremos que hacer in pequeño destrepe con una travesía, para meternos en una chimenea, donde hay que apretar un poco. Juanito y yo nos arrastramos por dentro como lagartijas y Javi lo hace por fuera con más estilo.

L4. 6 a. Continua Juanito, que le tiene ganas a este largo, cosa que agradezco, porque comenta que tiene un paso que aprieta bastante. Una fisura algo desplomada, donde hay que empotrar manos, con los pies por fuera sin muchas opciones, tan solo algunas lentejillas que primero hay que ver y luego confiar. La protección es buena, pero hay que hilar fino. (Friends grandes)

L5. V. Llega mi turno y me comenta Juanillo que nos cambiemos de vía a la oeste clásica, porque parece que es algo más larga que la Arañas y así podremos escalar más, sin dudar del maestro hago una pequeña travesía y me meto de lleno en la vía. Sebas y Manu que vienen en otra cordada detrás nuestra, pasan de nosotros y deciden terminar la Arañas, así que en este largo nos separamos.  Este largo no es difícil, pero tiene bastante ambiente y algún paso que hay que superar algo más exigente, pero con buena protección. Súper disfrutón.

L6. IV. Por cortesía de los maestros, me ceden el siguiente largo, ya que ellos lo han escalado en otras ocasiones y la verdad es que a mí me viene muy bien meter metros e ir adaptándome a esta escuela. Es el largo más fácil de la vía y la verdad es que me encantó.

Al reunirnos con Sebas y Manu nos comentan que lo que quedaba de la Arañas debía ser más o menos parecido, en metros y dificultad, a lo mejor algo más duro que el nuestro.

El destrepe, delicado como todos. Juanillo destrepa un resalte que puede ser un III/IV y Javi y yo montamos un rapel y pasamos de hacernos los “Jhon Waine”.

Llegamos al refugio, comemos algo y nos deleitan con su presencia Hector, que viene desde Madrid y Sergio que viene desde Granada.

MARTES.

Después de haber pasado una buena noche en el “Victoti” nos levantamos poco a poco y nos preparamos para meternos en la Fisura de los Malditos a la aguja Diaz Rubio. Vía que sin llegar a tener ningún paso explosivo, tiene una continuidad exigente. En esta vía nos metemos Sebas, Manu y yo. Son tres largos, así que nos los repartimos como buenos hermanos. Uno para cada uno. Comienza Manu, continua Sebas y termino yo.

L1-V+. El largo comienza a la derecha de una laja fisurada, de Vº que no ofrece mayor complicación, como a mitad del largo hay una pequeña travesía a derechas, que te deja en una placa muy interesante, con posibilidades de meter cacharros también nos encontraremos algún clavo viejo que da pánico (yo paso de cincharlos, me fio más de mis cacharros). Un largo muy bonito, que se deja escalar bien, aunque me pone algo nervioso para el largo que me toca.

 

 

 

L2-V. Este le toca a Sebas. Aunque se supone que es el largo más fácil de la vía, también hay que escalar. El comienzo es lo más duro. Transcurre por una chimenea ancha, donde hay que progresar apoyándote a ambos lados de la chimenea, algo técnico y muy estético. El final del largo es más facilón. Se protege bien.

L3-6ª. Salgo algo inquieto, pensando que será duro, pero con la idea en la cabeza de que si tengo que progresar en artificial, lo haré sin dudarlo. Pero después no me pareció tan fiero el león como yo me creía. La salida no es dura, pero hay que moverse bien y colocar pies. Más adelante llegas a una fisura, que es donde está la candela, se protege muy bien, pero hay que llevar Friends grandes “3-4”. Si no llevas más de estos números, siempre tienes la posibilidad de correrlos. El final del largo es más fácil.

Una vez al final de la vía hay que rapelar por detrás, en un rapel volado de casi 60 mts, donde hay que tener cuidado, porque hay una repisa, en la misma reunión, donde es fácil que se queden las cuerdas atascadas y no se puedan recuperar. Y no digo esto porque me lo hayan contado, sino porque fue exactamente lo que nos pasó. Así que tocó yumarear, colocar cuerdas y volver a rapelar.

 

MIERCOLES.

Tras pasar otra buena noche en el Victori. Planeando como haremos las cordadas, finalmente nos decidimos por meternos en la vía Santiago Rodolfo al Capuchino. Esta vez haré equipo con Manu y con Carlos.

L1-V+6ª.  Manu es quien toma las riendas en este largo, que sin ser muy difícil, sí que es exigente y hay que hilar fino y que colocarse muy bien. La salida ya comienza con algún pasito que te pone las orejas de punta y más adelante te metes en un diedro con una fisurita que te permite meter cacharros pequeños, donde no hay muchos pies, luego llegas a un techo, que lo pasas en travesía a derechas, para montar reunión. Excelente largo, que te mete en la vía de lleno.

L2-IV+. Este largo me toca a mí. Es una travesía a izquierdas, que no tiene mucho que comentar, hay una placa que no se puede proteger y te obliga a dar algún paso de estar al loro, pero nada más.

L3-6ª/6ª+. Llega el turno de Carlos. Este largo es el más duro de la vía. Y además la salida está algo descompuesta (cosa rara en galayos, pero también pasa). Luego te metes en un diedro fisurado, muy vertical que te pone las pilas, bien puestas. Largo buenísimo.

L4-V+. Manu coge el relevo en este largo que tiene muy buena pinta también. La salida es en una plaquita, con una fisura transversal encima, donde se puede meter algo y a primera vista parece un paso delicado, pero si te colocas bien y lo estudias sale muy bien. Más adelante hay un diedro fisurado, donde te tienes que mover bien, porque no hay muchos pies. El final del largo es facilón. Muy buen largo.

El descenso lo hicimos en tres rapeles, dos de ellos volados, que dan su cosilla, como casi todos los descensos de Gredos.

Aunque no es fácil decir, porque todas las vías son de una calidad excelente. Pero creo que esta última a mí fue la que más me gustó. Pero es una opinión personal.

A la vuelta al refugio nos encontramos con el equipo del GREIM de la guardia civil de granada que estaban trepando por allí estos días, tras un rato de charla con ellos, nos informaron que se marchaban, porque la previsión no era muy buena. Nosotros decidimos pasar la noche por si acaso se equivocaban, pero a mitad de noche comenzó a llover y al día siguiente continuó, así que volvimos a los coches. Para pegarnos un homenaje de chuletones de estos que te ponen a la vaca en lo alto del plato y viaje de vuelta.

En definitiva, debería ser obligatorio visitar Gredos y en concreto Galayos al menos una vez al año, seas de donde seas. Tanto para disfrutar de la escalada, como del espacio natural. Es brutal.

La nieve de Sierra Nevada

La nieve de Sierra Nevada

Siempre se ha dicho de nuestra sierra, Sierra Nevada de Granada, España, que no es muy propia de avalanchas. Pues la usual amplitud térmica que caracteriza a este área, incluso en el más puro invierno, somete al manto a una fusión <-> rehielo que lo estabiliza rápidamente.

Esto unido a la tradicional falta de afición en nuestra tierra a los deportes de montaña fuera de las inmediaciones de la estación y a la disposición e inclinación de la mayoría de las vertientes, hacen de Sierra Nevada una zona relativamente segura y fácil de gestionar en casi toda ocasión.

Esto hace un efecto muy negativo en la comunidad montañera penibética, llevándonos al casi total analfabetismo en cuanto asuntos de nivología se refiere, y no solo el desconocimiento de la nieve, su formación y estructura, sino la absoluta falta de cualquier medida de gestión del riesgo ni de prevención de ningún tipo, siendo lo habitual no llevar el material de seguridad adecuado y por supuesto no saber usarlo.

Tomada de http://www.esquiandoenelsur.com

Avalancha ocurrida en “El Ascensor” Estación de Esquí de Sierra Nevada. Tomada de http://www.esquiandoenelsur.com

Es por ello que nos proponemos romper con esta actitud y este querer volver la espalda a un problema que está ahí, guarecido, esperando, y que solo podemos paliar con las buenas costumbres y toma de decisiones.

Porque quizá Sierra Nevada no sea Canadá, pero el nivel cero no existe en la tabla de peligro de avalancha europea. Y además, ¿solo practicamos alpinismo, esquí de rando, raquetas…, en Sierra Nevada?, ¿Qué pasa cuando vas fuera? ¿donde si hay avalanchas?.

Como siempre en montaña, hay que romper nuestras propias barreras, darnos cuenta que erramos, para continuar aprendiendo esta asignatura sin fin.

Decidnos, ¿qué opináis sobre el tema?, ¿qué podéis cambiar?, ¿cómo vais a contribuir?.

 

 

¿Que es un guía de Montaña?

¿Que es un guía de Montaña?

Hace ya tiempo que nos planteábamos el redactar un a artículo breve sobre lo que es exactamente un guía de montaña en cualquiera de sus modalidades. Con exactamente nos referimos a su real utilidad, ¿para que nos necesita un cliente?, ¿Que debería exigirnos aparte de conocimiento, experiencia y legalidad?
Nos planteamos esto por dos sencillas razones que venimos observando desde que nos dedicamos a esta profesión, poco considerada en nuestro país y no del todo entendida.
La primera razón hace referencia a que la mayoría de las personas no ven necesario el servicio de un guía para realizar una actividad sencilla o del denominado senderismo, cosa lógica. Aunque no olvidemos que hay personas que prefieren ir acompañadas, gozar de una buena interpretación del medio y aprender la montaña de la mano de un profesional, como aquel que recorre un museo con intérprete para conocer entresijos de las obras que por su cuenta pasarían inadvertidos.
La segunda está relacionada con la falsa creencia de la gente que cree no poder realizar las actividades que proponemos.
Es esta ultima en la que nos centraremos más adelante, ya que la primera, bajo nuestro punto de vista, es totalmente razonable y hasta cierto punto beneficiosa para quien emprende actividades por su cuenta, ya que esto les hace pringarse de lleno en la actividad y es una buena forma de aprender.
En sentido básico un guía de montaña se entiende por aquella persona que conduce a otra, o a un grupo de ellas, por el medio natural a la vez que realiza tareas de docencia, gestiona el riesgo de estas actividades y planifica todo lo necesario para que el alumno, cliente o persona que acompaña pueda despreocuparse, en un principio, de estos aspectos. Pero a la vez vaya conociéndolos, aprendiéndolos y ganando la autonomía necesaria para que en un futuro pueda prescindir de los servicios del guía.
Creemos que la segunda cuestión es la más importante, pues un guía debe saber adaptar la actividad al nivel de la compaña, agruparla según sus necesidades y hacerles pasarlo bien minimizando los riesgos.
Es labor del guía la de llevar a sus clientes fuera de su ámbito de confort, hacedles ver que pueden hacer cosas que a ellos se les antojan imposibles, pero todo dentro de su nivel. De forma que ellos vean que con trabajo y constancia pueden ir mas allá, sin ser una limitación su valentía, su nivel físico o su edad. Por poner algunos ejemplos.
Es muy común ver propuestas de cursos como “Alpinismo Nivel I” y que a la gente le cueste mucho el verse capacitados para recibirlo, ya que lo primero que imaginan es a profesionales del alpinismo, subiendo a cimas e 8.000 metros jugándose la vida y piensan: “Obviamente eso no es para mí”. Pues bien, el problema reside en como nosotros, los guías, lo planteamos. Ese curso de Alpinismo Nivel I no es más que un curso de indicación al montañismo invernal, que consiste en subir cerros nevados por sus accesos más normales, habituales y naturales, nada de escalar montañas con cuerdas, montañas de altitudes inverosímiles o montañas difíciles. Es una actividad de lo más parecido a lo que podríamos llamar montañismo estival. Lo único cierto de todo esto es que el nivel sube con respecto a ese montañismo estival y por lo cual deberemos aprender técnicas de manejo de crampones y piolets, sentido de el itinerario, cómo equiparnos y una serie de medidas y medios de seguridad, precauciones, que hemos de tomar para no complicarnos en las alturas, pero no deja de ser caminar, transitar la montaña, aunque ésta esté cubierta de nieve. Actividades aptas para todo aquel que quiera aprenderlas sin importancia de edad, sexo o nivel físico como hemos dicho antes.
Recordad que decimos todo esto para el hecho de ir acompañado por un guía, afrontar una montaña nevada sin conocimiento ni experiencia y sin la compañía de un profesional puede ser un error fatal que nos lleve a situaciones no deseadas.
Ahora nos quedaría saber cómo elegir un guía, para que modalidad, y con la garantía de que sea un profesional apto para tal empresa, pero eso formara parte de nuevos artículos que seguro vendrán.

Curso iniciación montaña invernal.

Curso iniciación montaña invernal.

 

 

La verdad es que no es fácil resumir en pocas palabras el resultado del curso que se ha celebrado este fin de semana en Sierra Nevada, a través de Soloaventura. Trataré de no ser pedante ni tampoco quisiera que parezca que le estoy haciendo la pelota a nadie. Pero en honor a la verdad he de resaltar la disponibilidad del grupo, su aptitud y actitud. Que no es que sea difícil encontrarla en este tipo de cursos, pero tanto el Buitre como yo, coincidimos en que este grupo en concreto nos ha encantado y nos han hecho pasar un fin de semana de fábula. Salvando los errores que haya podido haber, que seguro que los ha habido, creemos que ha sido un curso dinámico, entretenido y completo, aunque también es cierto que hubiésemos necesitado algo mas de tiempo para dar en mayor profundidad algún tema que otro, como por ejemplo la planificación de rutas y a lo mejor alguna que otra cosilla, pero es un temario demasiado extenso para un fin de semana. En definitiva estamos bastante contentos con el resultado del curso, porque estamos convencidos que se ha conseguido el objetivo, que no es otro que, cada persona que se anima ha realizar este tipo de curso, sea lo suficientemente autónoma como para organizar una salida a la alta montaña invernal, de una forma segura teniendo en cuenta las posibilidades y limitaciones de cada cual.

Sonia dando sus primeros pasos de bajada.

Sonia dando sus primeros pasos de bajada.

 

Sábado 4 de Abril.

 

Quedamos con el grupo a las ocho de la mañana en el Albergue Universitario de Sierra Nevada. El Buitre y yo (Poli) subimos un poco anestábamos tes para ir preparando el material, para cuando llegara la gente y así ganar algo de tiempo. Pero José, Jorge y Sonia, deseosos de comenzar se encontraban en el Alberge casi a la par que nosotros, David llegó sobre las ocho, así que a la hora acordada dispuestos a comenzar.

Normalmente tratamos de impartir la teoría a primera hora, para más adelante poner en práctica sobre el terreno las nociones aprendidas en el aula. Pero debido a las condiciones de la nieve, decidimos hacerlo al revés. Tras preparar botas, ajustar crampones y unas breves nociones básicas de piolets, salimos dirección al observatorio de la Hoya de la Mora, donde en unas rampas sin mucha altura vimos las distintas técnicas de ascensión. Luego nos dirigimos hacia el Barranco de San Juan, donde estuvimos haciendo pruebas de autodentención, y pudimos comprobar que el grupo aplicaba con destreza las explicaciones recibidas. Tras un buen rato pegando barrigazos, hicimos una paradita para comer un pequeño picnic y echar un rato de charla.

El grupo por los Peñones de san Francisco.

El grupo por los Peñones de san Francisco.

 

 

Bajamos por el San Juan, hasta los peñones de San francisco, para remontarlos por un pequeño corredor, pero debido a su orientación se encontraba sin nieve, así que hubo que rodearlo buscando otra orientación que nos permitiese ascender con crampones. Una vez arriba aprovechamos para ver un poco de cartografía, con mapas y brújulas. Como se nos echaba el tiempo encima, nos dirigimos al Albergue para cambiarnos, secarnos y dar las clases teóricas que no vimos por la mañana.

 

 

 

 

 

Domingo 5 de Abril.

La actividad propuesta para este día era subir al Veleta, así podemos poner en practica lo aprendido la jornada anterior, excepto la autodetencion, por motivos de seguridad.

Fue una actividad interesante, por muchos motivos, en primer lugar pudimos comprobar el cambio de la calidad de la nieve, que a diferencia del día anterior estaba durita y en algunas zonas helada, por  lo que pudimos progresar cómodamente y sin problemas.

Increíble vista de las nortes.

Increíble vista de las nortes.

También hubo algunos ejemplos de superación personal, como por ejemplo José, que venia con los ligamentos de la rodilla tocados y ya desde muy pronto se le acusaron, pero con la ayuda de unos bastones que Jorge le cedió, consiguió hacer cima sin grades dificultades. Sonia y David también tuvieron una lucha entre mente y cuerpo. Mientras su cuerpo solicitaba un parón, su mente proponía continuar y haciendo caso a su mente consiguieron hacer cumbre. Este tipo de diatribas son muy frecuentes en montaña y el secreto esta en saber cuando continuar y cuando no, cosa que nunca esta demasiado clara ni suele ser fácil.

Finalmente conseguimos hacer cumbre el grupo al completo y tras una paradita y las pertinentes fotos, nos volvimos al Albergue a por las merecidas cervezas y dimos por concluido este curso, que a nuestro juicio a sido más que satisfactorio.

No quisiera terminar sin agradecer la asistencia de Sonia, José, Jorge y David, a Soloaventura por confiar en GranAlpina, que espera que salgan mas cursos de este tipo y sobretodo con este tipo de gente con quien hemos pasado una grata experiencia.

Sin más lo que esperamos es volver a vernos por las

Eln la montaña con humor

en la cumbre con Juan y Medio

 

Piedra Partida, Calderetas, Charcón.

Piedra Partida, Calderetas, Charcón.

El pasado fin de semana, teníamos programada una excursión de lo más interesante. Diego, un compañero y amigo de Buitre del T.D. II de media montaña había organizado una salida con unos compañeros de su trabajo desde Toledo. El plan era hacer la Alcazaba y el Mulhacem por sus caras nor-estes. Pero cinco días antes estuvo nevando en la sierra y aunque en los días siguientes no hizo frío alguno, las caras nortes seguían con hielo y consideramos que estaba peligroso. Con lo cual decidimos hacer un cambio de planes. La ruta alternativa seria llegar a Piedra Partida el viernes por la noche. El sábado por la mañana salir dirección al Puntal de los Cuartos. Para dirigirnos a la Atalaya, pasando por el Pico del Cuervo, hasta el Puntal de Vacares y dormir en las Calderetas. Al día siguiente remontada al Puntal de las Calderetas y vuelta al coche hasta el Charcón.

Caras note heladas Alcazaba, Mulhacem

Espectacular vista de las nortes. Alcazaba y Mulhacem.

Antes de pasar a detallar la ruta quisiera comentar algunos aspectos del grupo, que la verdad es que me encantaron. En primer lugar: la motivación, condición imprescindible para salir al monte y sobretodo para realizar una ruta exigente. En segundo lugar el compañerismo, otra de las condiciones que exige la montaña y en tercer lugar el desparpajo y el buen rollo que se mascaba en el grupo. Gente simpática, espontánea y graciosa que la verdad es que me han hecho pasar un fin de semana de lo más entretenido.

El grupo amanece en Piedra Partida

Parte del grupo se prepara para la caminata

Tras un ajetreado día, finalmente el viernes 17 de Octubre a las 8 de la tarde nos vimos todos en el Fali, un bar de Cenes de la Vega, donde ponen unas buenas tapas, así que quedamos allí, para que nuestros amigos Toledanos degustasen aunque brevemente las tapas Granadinas. Tras un par de cervezas nos pusimos en marcha, todavía teníamos que dejar la maltrecha furgoneta de Diego en el Charcón (nada mas salir de Toledo empezó a dar problemas, pero llegó a su destino). Con mi furgoneta y la de Buitre subiríamos todos hasta la cadena que hay en la pista de tierra que llega hasta el refugio de Piedra Partida. A partir de esta cadena 2000 mts mas o menos. Comenzamos la aproximación sobre las 11 de la noche y llegamos al refugio (2400mts) sobre las 1 de la mañana. La noche estaba cerrada por lo tanto la visibilidad no era muy buena, mi frontal no esta mal, pero nada comparado a la linterna que traía Magano que era capaz de alumbrar como si fuéramos de día, la verdad es que fue de mucha ayuda, porque aunque la ruta no tiene complicación en un momento dado me pude dar cuenta de que no íbamos en buena dirección pero en seguida rectificamos y conseguimos llegar al destino sin complicaciones. El refugio estaba en bastantes buenas condiciones, este verano hicieron reformas, quitando la chimenea y arreglando los cerramientos, que falta le hacía. Han puesto una mesita de piedra en el centro, donde cenamos. Era ya tarde y el grupo estaba cansado, ya que ese día se habían levantado a las 5 de la mañana, para trabajar, después del trabajo salieron de viaje hacia Granada y luego la aproximación, estaban reventados.

Yo decidí dormir fuera del refugio, hacía una noche muy bonita, llena de estrellas y no hacia nada de frío, mas tarde, algunos del grupo espantados por los ronquidos de algún desaprensivo…., decidieron salir a disfrutar del silencio exterior para poder pegar los ojos.

Para la mañana del sábado quedamos a las 8, pero la mayoría del grupo acostumbrado a madrugar salieron de los sacos bastante antes que yo que la verdad es que me gusta remolonear todo lo que puedo. En cualquier caso a la hora convenida estábamos todos desayunando y preparando las mochilas para la ascensión. Esta jornada sería en la que mas desnivel ganaríamos. Desde el refugio, tratamos de ir por la curva de nivel para ver si encontrábamos algún barranco que tuviera algo de agua para rellenar las cantimploras, pero para mi sorpresa estaban todos secos, así que no pudimos rellenar y tuvimos que remontar en máxima pendiente, para alcanzar la loma de los Cuartos, desde donde hay una vista increíble de los Lavaderos de la Reina. Una vez en la loma continuamos hasta el puntal de los Cuartos (3158 mts). Algunos del grupo iban bastante fuertes a muy buen ritmo. Nos reagrupamos, aprovechamos para comer un piscolabis, un cigarrito rápido y continuamos la marcha, ahora habría que perder altura, para llegar al collado de los Escarpes y remontar a la Atalaya(3135 mts), o pico de la Justicia, desde donde podemos ver una pareja de Buitres Leonados volando en círculos sobre nuestras cabezas. Estamos en la cuerda de los tres-miles y

resalte rocoso.

Diego protegiendo un resalte rocoso.

tenemos que hacer sube y baja que son un poco “rompe piernas” pero el grupo los supera con mucha dignidad. Después de la Atalaya bajamos al collado de las Buitreras, para volver a remontar al Pico del Cuervo (3144), volvemos a descender al collado de Vacares, para remontar hasta el puntal de Vacares (3136 mts) y en esta ascensión nos encontramos unas crestecitas con resaltes muy sencillos, pero que hay que progresar con manos y pies. Aprovechamos Diego y yo, para cubrir al grupo para que las superen y así puedan sentir lo que es la escalada en alta montaña. Las conseguimos superar sin dificultad y llegamos a lo alto del Puntal de Vacares, desde donde podemos divisar un Aguila Real pasando fugaz hacia la Contraviesa, también se pueden ver las lagunas de las Calderetas donde pasaremos la noche, aunque aún nos quedará lo mas tortuoso: la bajada. Un caos de bloques de meca esquistos, mal llamados “pizarra” se apelmazan sin ton ni son teniendo que buscar a cada paso una correcta colocación del pie, para no caerte al suelo. La bajada se hace pesada y al llegar a las lagunas algunos del grupo que estaban bastante fuertes quieren subir a la Alcazaba, pero el cansancio ya se hacia notar y si queríamos legar de día a nuestro vivac tendríamos que hacerlo corriendo con el mínimo peso, así que por unanimidad decidimos disfrutar de la tranquilidad del lugar y pasar la tarde descansando para reponer fuerzas para la jornada del día siguiente.

Pasamos una tarde-noche muy agradable de charla y risas. Cenita y a los sacos. Antes de vivaquear, advierto al grupo, acerca de los zorros que rondan la sierra buscando incautos que se dejen algo de comida al descubierto, para poder rapiñar cuanto sea posible. Con lo cual es conveniente cerrar bien las mochilas y dejarlas cerca nuestra, donde las podamos controlar. Una vez en los sacos y el grupo prácticamente dormido hace aparición un “raposo” conocedor de cuando puede pertrechar su mezquino plan.

Sigiloso se acerca al grupo y coge la primera mochila que pilla, por suerte para nosotros y para desgracia suya es sorprendido en su incursión y se ve obligado a soltar el botín y correr a toda prisa, alumbrado por el foco de Magano.

A la mañana siguiente vuelvo a ser el mas perezoso, pero a la hora pactada estamos todos desayunando y preparando las mochilas.

 

Laguna Calderetas.

Laguna Calderetas atardeciendo

Esta jornada será casi toda de descenso, pero antes de comenzar con la bajada, tendremos que remontar hasta el Puntal de las Calderetas (3066 mts), hace un fuerte viento, que nos hace un poco desagradable la estancia en la cumbre, así que decidimos no demorarnos y continuar por la cuerda de los tres-miles hacia el Puntal de Vacares y descender hasta el collado, una vez allí cogemos la vereda de la laguna de Vacares, atravesando los prados de Vacares con una vista realmente espectacular de las nortes. Llegamos a la Majada de los Asensios, donde decidimos hacer una paradita, quitarnos ropa, ya que hemos descendido bastante y la temperatura va subiendo conforme perdemos altura, tras un picoteo continuamos las marcha. Seguimos la vereda que nos lleva hasta el refugio de la Cucaracha (1750 mts). El paisaje va cambiando considerablemente, dejamos atrás la alta montaña, para adentrarnos en la media montaña, en un bosque de Encinas, Robles, Pinos y un sotobosque de una rica biodiversidad, de lo mas disfrutón. Continuamos con la bajada, hasta llegar al Vadillo, donde tendremos que cruzar el río y alcanzar la Vereda de la Estrella. Aquí se nota la accesibilidad de este lugar. Hordas de gente circulan por la vereda como si fuera la Gran vía. Estamos ya cansados de la caminata del fin de semana y después de no encontrarnos casi a nadie en la excursión, nos sorprende un poco que la vereda de la Estrella esté tan transitada, pero bueno son los últimos coletazos del fin de semana y el lugar no deja de ser realmente bonito.

Llegamos al Charcon (1100 mts) y Buitre, María y Maro nos están esperando con unas cervezas fresquitas que nos saben a gloria.

Y concluyendo con esta entrada, quisiera agradecer a todo el grupo, por ponerse en manos de GranAlpina y muy especialmente a Diego por ser un pedazo de compañero y guía de montaña.

foto de grupo

Foto de grupo al terminar la excursión

 

Ecografia

 

tajo de la virgen

tajo de la virgen

 

Ya se que una imagen vale mas que mil palabras, pero sin embargo en esta ocasión el lector va a tener que conformarse con la redacción, pues no pudimos hacer apenas fotos, fue una de esas veces en las que estas tan metido en la escalada que no hechas cuentas ni tan siquiera de hacer fotos.

La vía es paralela a la espeluznante, su comienzo es justo a la izquierda de esta, para en la primera reunión, cruzarse y continúa paralela, hasta el último largo, con la que comparten reunión.

Es una de vía que exige estar metido en la escalada y si vas con la cabeza fresca, moviendo bien manos y pies, y buscando el equilibrio, se disfruta de lo lindo, pero si por el contrario vas con los ojos abiertos, pero con la mente cerrada, la puedes sufrir, algunos parabolts tienen sus alejes sin llegar a ser alarmantes, pero hay que hilar fino.

La semana pasada estuvimos Tete y yo haciendo la espeluznante, que como ya comenté en otra entrada en esta misma Wep, es una vía que te deja con muy buen sabor de boca. Pues bién. la Ecografía, es si cabe una vía mas completa que la anterior, ya que tiene mas continuidad y los tres largos de la vía son muy parecidos en cuanto a grado se refiere. Los tres largos son 6b mantenido. Cuarenta metros por largo, más o menos. Es importante llevar cuerda de 80 metros, para poder rapelar. Tanto Tete como yo coincidimos en que nos gustó mas la Ecografía que la Espeluznante. Pero bueno eso es cuestión de gustos.

Voy a pasar a detallar los largos.

 

1º largo 6b 40 mts. Como la semana pasada. Echamos a pares o nones quien sería el que comenzara la vía y la suerte quiso que fuera yo quien tomara las riendas de este largo.

Las primeras chapas son fáciles, y ya con su estilo de roca franca, pero con pocos buzones, bastante regleta donde poder ir progresando bien, poco a poco y estando pendiente de los movimientos. En la cuarta o quinta chapa están los pasos de la vía, que será, una placa muy vertical incluso un poco desplomada donde no hay mucho donde cogerse y hay que buscar el paso, pero estirando la mano derecha se alcanza a un bidedo que nos equilibrará bien, para chapar y llegar a una repisa donde podremos tomar un poco de aliento.

Tras un par de chapas sin mucha complicación iremos derecheando hasta llegar a la reunión de la Espeluznante, que la cruzaremos y continuaremos tres o cuatro chapas más, hasta la reunión de la ecografía.

 

2º largo 6b 40 mts.  Este largo le toca a Tete, comienza con regletas mas o menos asequibles, pero un poco mas arriba hay un pequeño desplomito, con algo mas de canto, que se supera bien, pasadas tres o cuatro chapas, hay una placa que será donde están los pasos de la vía, muy vertical y con poco canto hay que colocar bien los pies encontrando regletas mas o menos buenas y para las manos habremos de buscar pero al final encontraremos cositas con las que poder progresar.

 

3º largo 6b 40 mts.

 

Llego a la reunión intercambiamos material y me dispongo a chapar este largo, aunque algo cansado tomo un poco de aliento y sin demorarme mucho continuo con la escalada.

Hace un par de años estuve con Javi y con Curro haciendo la vía y no sé porque pero en este largo recordaba que había algún tramo bastante delicado, estuve buscando durante todo el largo este tramo y la verdad es que no lo encontré. Esto quiere decir que lo resolví bien y sin complicación, aunque si es verdad que hay un par de placas donde hay que afinar y de pasos técnicos de regletas. En definitiva me pareció un largo disfrutón y asequible. Muy recomendable.

Tete rapelando

Tete rapelando

yo, en el suelo.

yo, en el suelo.

Escalada en los Vados.

Escalada en los Vados.

ESPE-LUZNANTE.

La otra noche, cenando con mi madre, le comenté la vía que iba a hacer con Tete en Los vados, la Espeluznante.

Y me decía la pobre que con solo nombrarla se le ponían los pelos como escarpias. Al mismo tiempo en el telediario de la 2 salía comunicando a los medios la “Espe”, lo contenta que estaba, por haber podido declarar esa mañana ante el juez, con una sonrisa de oreja a oreja. El turbio asunto aquel de haberse dado a la fuga tras ser parada por la policía, debió ser de lo mas divertido para ella, a juzgar por el semblante que mostraba. Y es que es alucinante esta Espe-luznante.

Pared de la virgen. Los Vados

pared de la virgen. Los Vados.

Pero bueno vamos a hablar de cosas serias y dejemos a un lado nimiedades.

A las cuatro de la tarde quedé con Tete  en el Boabdil, un restaurante que está en la salida de Alhendín y que a los dos nos pilla mas o menos en la misma dirección. Yo termino de trabajar a las tres y media, así que llego, me cambio, nos ponemos en marcha y me como un bocata de tortilla con tomate que me ha preparado Tete, para no perder mucho tiempo,. El camino se hace ameno, escuchando a los Marea y en no mucho rato ya podemos divisar la pared desde la carretera.

 

A las cinco estamos a pie de vía, que está marcada con una flecha azul.

 

pie de via

pie de via

Antes de empezar con la descripción de la vía, creo que es importante reseñar que es una de esas vías que cualquier granadino que se precie de ser escalador ha de trepar al menos una vez en su vida. No es una vía difícil, pero aun así hay que apretar en algunos pasos, es una vía muy técnica y con cierta continuidad, abundan las regletas y escasean los buzones, tienes que estar metido en la escalada, buscando colocar pies constantemente y finalmente, el que busca encuentra, pero has de colocarte bien si no quieres sufrirla.

Hace unas semanas vino Pelis desde Alicante a pasar el fin de semana a Granada y estuvimos el sábado en Sierra Nevada haciendo El Vuelo del Águila y el domingo, el plan era hacer la espeluznante, pero en el primer largo decidimos darnos la vuelta y no la terminamos. La semana pasada comentándolo con Tete me propuso hacerla, así que no dudé en tomarle la palabra.

pelis primer largo

pelis primer largo

 

No sabíamos en qué orden íbamos a encadenar los largos, así que dejamos que la suerte decidiera por nosotros y me tocó a mí empezar la vía, cosa que agradecí, porque hacía poco hice este primer largo y me acordaba bastante bien de los pasos.

 

1º largo. 30 mts. V+.

Es un largo bonito y asequible, los primeros parabolts se hacen muy bien, pero en el tercero o cuarto, está el paso de la vía, yo lo saqué por la derecha de la chapa, hay que buscar un bidedo y subir los pies, para progresar un poco hasta llegar a una regleta para la mano izquierda, que nos permitirá continuar la secuencia, hasta llegar a una repisita que nos dará un respiro. La vía continúa mas sencilla, pero con su estilo regletoso.

 

Poli primer largo

Poli primer largo

2º largo. 30 mts. 6ª+.

Este largo le toca a Tete. Comienza con los primeros pasos sin mucha dificultad, pero sobre el tercer parabolt es donde está la “chicha” o por lo menos fue lo que a mi me pareció. Es una placa con regletillas mínimas donde hay que bailar sobre ellas colocando bien manos pies y cuerpo. El siguiente parabolt está más para la derecha sin llegar a ser una travesía. Pasada la placa la vía sigue con continuidad, paro más asequible.

 

3º largo. 30 mts. V

Este es el largo mas facilón de la vía y donde vamos a encontrar más canto para las manos y los pies, pero de todas formas no podemos bajar la guardia porque también tendremos algunos pasos de pensar cómo nos colocamos, sobretodo al final de la vía.

4º largo. 30mts. 6ª.

Este es sin duda alguna el largo de la vía. Muy técnico y atlético, con un ambientazo brutal, ya que estamos arriba de la pared. Aunque tenga menos grado que el segundo largo yo creo que se dan la mano en cuanto a dificultad, pero tanto a Tete como a mi nos pareció este mucho mas bonito.

Comienza en un diedrito pequeño donde se alternan los pasos de fisura con mano izquierda y con derecha, haciendo alguna que otra secuencia de babaresa, alternándola con empotre de manos; hay que hilar fino para colocar los pies, pues no están muy claros. Al final el diedrito desploma un pelín que sin ser difícil, las chapas alejan y vamos ya tocados, por lo que lo acusamos un poco. El resto de la vía no tiene dificultad pero sigue con su estilo de regletas.

 

En definitiva es una vía de lo mas recomendable, muy disfrutona, máxime cuando se está en buena compaña.

Tete aproximando a pie de vía.

Tete aproximando a pie de vía.

Tete cruzando el río.

Tete cruzando el río.

Foto de Poli escalando el primer largo a sido tomada de Panoramicas 360. “Con su consentimiento”.

Despedida de Soltero Montañera

Despedida de Soltero Montañera

Este fin de semana pasado, con motivo de la despedida de soltero de Kiki. Mi primo José y trece amigos más, decidieron contratar los servicios de GranAlpina para pasar dos días en Sierra Nevada, disfrutar del entorno, de los amigos, aprender ciertas cosas de medio ambiente y montañismo y de paso hacer algo de deporte.

El sábado a las ocho de la mañana,nos dimos cita en la cafetería la Isla del Zaidín. Tras los saludos pertinentes ocupamos los asientos de nuestros coches y pusimos rumbo a la Alpujarra, que sería donde pasaríamos el fin de semana.

El Buitre y yo éramos los guías que conducíamos al grupo y mi hermano Santi aceptó mi proposición de echarnos una mano como apoyo, ya que necesitábamos su coche para meter a algunos del grupo y siempre viene bien contar con otro montañero para lo que pueda suceder, con el valor añadido de que cuenta con unas manos prodigiosas para la cocina, así que es perfecto (no tiene nada que ver con que sea mi hermano). Lázaro, hermano de Buitre y uno de mis mejores amigos, también nos acompañó el sábado, pero no se pudo quedar a dormir, ya que tenía que marcharse el domingo para Zarautz; fue una pena.

Una vez llegados a la Piuca, aparcamos los coches y antes de sacar las mochilas ni de preparar nada decidimos dar una pequeña charla acerca de quienes seriamos los guías, la ruta a seguir y algunas cuantas instrucciones para la caminata y cómo organizarnos en el refugio.

Sobre las once de la mañana estábamos en marcha yo como guía de cabeza, Buitre como guía de cola y mi hermano en medio del grupo. La salida comenzó con una pendiente no muy pronunciada, pero esta primera sudada siempre cuesta un poco hasta que calientas y coges ritmo. Tras una media hora de caminata, aprovechamos para hacer una parada de hidratación, y hacer una breve interpretación de lo que acabábamos de ver, que había sido un bosque de pino Negro “PinusUncinata” y pino Silvestre “PinusSilvestris”, característico de esta zona y, para mi gusto de los más bonitos y difíciles de ver, pues ya que este tipo de pinos solo se encuentran a cierta altura.

Poli explica y el grupo atento se hidrata.

Poli realizando una interpretacion del medio.

Continuamos la marcha a buen ritmo, dirección a las Alegas. El grupo iba bastante bien y unido, pero sin embargo decidí apretar un poco la marcha ya que noté como algunos están bastante fuertes, dividimos un poco el grupo, pero sin perder nunca la visual. Una vez llegados a las Alegas, hicimos una parada, para reagruparnos, picar algo y aprovechamos para hacer algo de interpretación acerca de la orografía de Sierra Nevada. Sin llegar a enfriarnos, continuamos la marcha, todavía nos quedaba la subida final, que será donde tengamos que ganar el máximo desnivel. Descendimos al collao de las Alegas y nos metimos en el espolón del Pico Tajo de los Machos, subimos a muy buen ritmo y esta vez el grupo se vuelve a dividir al igual que antes, sin perder la visual.

Buitre explica con el Tajo de los Machos de fondo

Buitre, Interpretación Geologica.

Una vez en cumbre, decidimos por unanimidad hacer el picnic allí, el tiempo era bueno, no soplaba casi aire y estábamos algo cansados de la subida. Así que sacamos la comida de las mochilas y nos pusimos a comer, disfrutando de la espectacular panorámica que nos ofrece esta cara de Sierra Nevada. Mirando al sur pudimos contemplar la Contraviesa, a su derecha se deja ver el mar intuyéndose el Atlas Marroquí al fondo;más a la derecha Tejeda, Almijara y Alhama. Mirando hacia el norte podemos divisar desde el Caballo hasta la Alcazaba, este tramo de la cuerda de los tresmiles. A la altura del Veleta pude ver tres Buitres Leonados volando en círculos y paso un rato mirándolos, un Aguila real, pasó sobre nuestras cabezas como una exhalación, un macho montes “CapraHispanica” de unos cuatro años se dejó ver a relativamente corta distancia y un par de hembras no estaban muy lejos de él.

Cerro del caballo, al fondo sierras de Tejeda Almijara y Alhama.

Caballo desde Tajo los Machos

Aunque estábamos en la gloria debíamos continuar la marcha, todavía quedaba más de la mitad de la ruta y eran ya las tres de la tarde. Bajamos al collao, para remontar un cerrillo justo encima, y así poder coger su divisoria y descender hasta rio Chico, donde aprovechamos para hidratarnos y esperar a los que venían más retrasados; la bajada es algo tortuosa y algunos vienen con problemillas en rodillas o tobillos así que van algo más despacio.

El grupo atraviesa un paso rocoso.

El Grupo desciende.

Desde el rio continuamos por la curva de nivel, ganando altura levemente, hasta el refugio del Cebollar, donde paramos para ver en qué estado se encuentra y la verdad es que nos sorprende comprobar que está en bastante buen estado.

Posando para la foto, el grupo en linea y el refugio impoluto.

Parte del grupo dentro del refugio.

Una vez en este punto y tras observar Buitre y yo los peñones que están justo encima del refugio, proponemos al grupo volver a subir, para hacer una pequeña trepadita por estos peñones, ya que son muy fáciles y no se necesita cuerda para progresar por ellos, pero nos permiten enseñarles cual es la sensación de un escalador al enfrentarse a una pared. Todos progresaron con facilidad y creo que quedaron satisfechos.

Jose treàndo y Buitre protegiendolo.

Jose, superando el resalte.

 

Desde aquí descendimos a la mancha de pinos y llegamos al refugio sobre las ocho de la tarde. Las cervezas estaban fresquitas y las gargantas secas, ¿Qué más se puede pedir? Santi comenzó a hacer uso de sus artes culinarias y nos preparó una fideuá, para chuparse los dedos. A las doce como los niños buenos a la cama que hay que madrugar.

Santi con el frontal alumbrando la sarten cocinando.

Santi cocinando fidegua.

El domingo nos levantamos sin resaca y no demasiado cansados, así que era perfecto para hacer otra ruta por la zona. Se trata de una ruta corta, ya que queríamos estar para la hora de comer en alguna Portugos, este sendero discurre por una P.R.(pequeño recorrido), que atraviesa un increíble bosque de Encina “quercus ilex”, Roble “ Quecus Robur” Castaños “Castanea Sativa” entremezclándose con un sotobosque de una biodiversidad y un calidad espectaculares.En un par de horas nos encontramos arriba y gracias a la sombra del bosque no hemos pasado demasiado calor.

Bajo el castañar el grupo sigue a Poli.

Santi, Poli y el grupo.

Santi, Buitre y Yo decidimos bajar corriendo hasta los coches, para recoger al resto del grupo y a esta propuesta se sumaron Pablete y Antonio Luis que están bastante fuertes. La bajada fue muy disfrutona, al más puro estilo “trail running”, pero algo corta; aun así el lunes tuve algo de agujetas en los cuádriceps. Recogimos al grupo, tomamos unas cervezas y nos fuimos a comer que nos lo habíamos ganado.
En definitiva ha sido una excursión en la que he disfrutado mucho tanto de la actividad como del grupo con quien la hemos realizado.

 

El vuelo del Águila

El vuelo del Águila

Un antiguo proverbio chino, reza así: Si el alumno no supera al maestro, el maestro habrá fracasado.

Me he acordado de este proverbio, porque hace dos semanas estuve en la norte del Veleta escalando una vía llamada El vuelo del águila. Para empezar quisiera mencionar la compañía con la que tuve la suerte de contar. En primer lugar Pelis (Panoramicas360), gran amigo de años atrás y compañero de cordada en numerosas ocasiones. Recuerdo la primera vez que me puse un arnés, unos esquís de travesía o unos crampones, él estaba allí para aleccionarme cuál era la mejor manera de hacer las cosas y cómo progresar en cada una de las distintas modalidades. Si esto lo sumamos a la empatía que nos une, el resultado es que no existe dinero en el mundo capaz de cubrir esta necesidad mía de desenvolverme bien por este medio que tanto me apasiona. La segunda persona con la que pude contar para realizar esta escalada fue Jesús Espinosa (Nevadensis), profesor mío en el curso de Técnico Deportivo de montaña primer nivel y director de mis prácticas en Picos de Europa, con quien he tenido la suerte de trabajar y así poder aprender cómo un experimentado guía de montaña conduce a una serie de personas por el monte, con seguridad y diversión, a la vez que se realiza una actividad de lo más interesante. Sus anécdotas, diversidad de gentes conocidas y su lectura del monte no pasa desapercibida por nadie que muestre un poco de interés por el tema.

Volviendo a la frase con la que he comenzado este texto y tan solo por jugar un poco con estas palabras, la verdad es que lo tengo complicado para tan siquiera alcanzar a cualquiera de los dos titanes de la montaña con los que pude contar ese día.

Con mis dos amigos tras finalizar la vía

Tras esta necesaria introducción, voy a pasar a detallar, como Nevadensis, Panoramicas360 y Granalpina, todos a una, realizan una de las vías más disfrutonas a la vez que sencillas de la Norte del Veleta, ideal para gente con algo de práctica en escalada y que quiera comenzar con gran pared, haciendo vías de largos. Desde aquí, animo a todo aquel que lo desee a que no dude en contratar nuestros servicios.

(más…)