GREDOS

GREDOS

In hell I’ll be in good Company.

Esta mañana al despertar he puesto música en el ordenador y al azar han comenzado a sonar The Dead South “In hell i´ll be in good Company”. Una sonrisa se ha dibujado en mi cara, al venirme el recuerdo de esta semana pasada en Gredos.

Hacía varias semanas que Javi me comentó lo del viaje a Gredos para escalar en Galayos. Escuela que me atrevería a calificar como de las más puras de España para la práctica de la escalada clásica. Su roca, su particular escalada, sus fisuras, su adherencia, sus destrepes, su grado, etc. No puede dejar indiferente a nadie. Creo que no es posible poder dormir plácidamente a la vuelta de un viaje como este. Al meterme en la cama, comienza la conversación con la almohada y recientes recuerdos se me pasan a toda velocidad por la cabeza, sin dejarme pegar ojo. Finalmente caigo dormido como una criaturica.

El domingo a las tres de la tarde quedamos en Antequera, Sebas, Manu y yo. Jesús y Carlos salieron desde Sevilla, Juanito y Javi desde Madrid, la cosa promete. Nos reunimos en Arenas que es el último pueblo donde encontraremos un garito donde nos sirvan cervezas para poder regar el encuentro, antes de ponernos a la tarea, lo que está claro, es que llegaremos de noche al refugio, así nos da igual retrasarnos algo más con las cervezas.

Llegamos a la plataforma de la cabra y mientras preparamos las mochilas se nos acerca un señor mayor, montañero, con ganas de hablar. Juanito entabla conversación con él y resulto ser un tal “Quinin” Joaquín Burgos. Un clásico de Gredos, que tiene algunas vías abiertas por la sierra, un personaje interesante que se despide de nosotros pidiéndonos que le demos recuerdos a los Galayos de su parte, ya que él no puede subir, las rodillas desgastadas no se lo permiten.

Subimos al refugio Victori tranquilamente, haciendo algunas paraditas de cigarrito y charla. Al llegar comimos algo y nos pusimos a dormir al raso, hacia una noche espectacular.

 

LUNES.

Sin prisa, pero sin pausa nos levantamos, desayunamos y organizamos las cordadas. Javi, Juanito y yo haríamos una, Sebas y Manu otra. Carloncho y Jesús la otra.

Decidimos entrar a la vía Arañas amarillas, en la torre Amezua, para ir calentando motores y probarnos en Galayos. Sobre todo yo, que es la segunda vez que escalo aquí. Los demás conocen esto bastante bien. En principio no es una línea difícil. Pero aquí tampoco hay nada fácil.

L1. V. Comienzo yo la escalada en un largo que no es complicado, pero que tiene algún paso que te recuerda donde estas. Muy disfrutón.

L2.V+. Este largo le toca a Javi. Comienza en una placa que no es difícil, pero esta expuesta, ya que hay que superarla sin proteger y se te ponen las orejas de punta. El resto del largo es muy bonito y a pesar de no ser complicado, hay que mover bien pies para encadenar.

L3.V+. Es el turno de Juanito. Es un largo corto, donde tendremos que hacer in pequeño destrepe con una travesía, para meternos en una chimenea, donde hay que apretar un poco. Juanito y yo nos arrastramos por dentro como lagartijas y Javi lo hace por fuera con más estilo.

L4. 6 a. Continua Juanito, que le tiene ganas a este largo, cosa que agradezco, porque comenta que tiene un paso que aprieta bastante. Una fisura algo desplomada, donde hay que empotrar manos, con los pies por fuera sin muchas opciones, tan solo algunas lentejillas que primero hay que ver y luego confiar. La protección es buena, pero hay que hilar fino. (Friends grandes)

L5. V. Llega mi turno y me comenta Juanillo que nos cambiemos de vía a la oeste clásica, porque parece que es algo más larga que la Arañas y así podremos escalar más, sin dudar del maestro hago una pequeña travesía y me meto de lleno en la vía. Sebas y Manu que vienen en otra cordada detrás nuestra, pasan de nosotros y deciden terminar la Arañas, así que en este largo nos separamos.  Este largo no es difícil, pero tiene bastante ambiente y algún paso que hay que superar algo más exigente, pero con buena protección. Súper disfrutón.

L6. IV. Por cortesía de los maestros, me ceden el siguiente largo, ya que ellos lo han escalado en otras ocasiones y la verdad es que a mí me viene muy bien meter metros e ir adaptándome a esta escuela. Es el largo más fácil de la vía y la verdad es que me encantó.

Al reunirnos con Sebas y Manu nos comentan que lo que quedaba de la Arañas debía ser más o menos parecido, en metros y dificultad, a lo mejor algo más duro que el nuestro.

El destrepe, delicado como todos. Juanillo destrepa un resalte que puede ser un III/IV y Javi y yo montamos un rapel y pasamos de hacernos los “Jhon Waine”.

Llegamos al refugio, comemos algo y nos deleitan con su presencia Hector, que viene desde Madrid y Sergio que viene desde Granada.

MARTES.

Después de haber pasado una buena noche en el “Victoti” nos levantamos poco a poco y nos preparamos para meternos en la Fisura de los Malditos a la aguja Diaz Rubio. Vía que sin llegar a tener ningún paso explosivo, tiene una continuidad exigente. En esta vía nos metemos Sebas, Manu y yo. Son tres largos, así que nos los repartimos como buenos hermanos. Uno para cada uno. Comienza Manu, continua Sebas y termino yo.

L1-V+. El largo comienza a la derecha de una laja fisurada, de Vº que no ofrece mayor complicación, como a mitad del largo hay una pequeña travesía a derechas, que te deja en una placa muy interesante, con posibilidades de meter cacharros también nos encontraremos algún clavo viejo que da pánico (yo paso de cincharlos, me fio más de mis cacharros). Un largo muy bonito, que se deja escalar bien, aunque me pone algo nervioso para el largo que me toca.

 

 

 

L2-V. Este le toca a Sebas. Aunque se supone que es el largo más fácil de la vía, también hay que escalar. El comienzo es lo más duro. Transcurre por una chimenea ancha, donde hay que progresar apoyándote a ambos lados de la chimenea, algo técnico y muy estético. El final del largo es más facilón. Se protege bien.

L3-6ª. Salgo algo inquieto, pensando que será duro, pero con la idea en la cabeza de que si tengo que progresar en artificial, lo haré sin dudarlo. Pero después no me pareció tan fiero el león como yo me creía. La salida no es dura, pero hay que moverse bien y colocar pies. Más adelante llegas a una fisura, que es donde está la candela, se protege muy bien, pero hay que llevar Friends grandes “3-4”. Si no llevas más de estos números, siempre tienes la posibilidad de correrlos. El final del largo es más fácil.

Una vez al final de la vía hay que rapelar por detrás, en un rapel volado de casi 60 mts, donde hay que tener cuidado, porque hay una repisa, en la misma reunión, donde es fácil que se queden las cuerdas atascadas y no se puedan recuperar. Y no digo esto porque me lo hayan contado, sino porque fue exactamente lo que nos pasó. Así que tocó yumarear, colocar cuerdas y volver a rapelar.

 

MIERCOLES.

Tras pasar otra buena noche en el Victori. Planeando como haremos las cordadas, finalmente nos decidimos por meternos en la vía Santiago Rodolfo al Capuchino. Esta vez haré equipo con Manu y con Carlos.

L1-V+6ª.  Manu es quien toma las riendas en este largo, que sin ser muy difícil, sí que es exigente y hay que hilar fino y que colocarse muy bien. La salida ya comienza con algún pasito que te pone las orejas de punta y más adelante te metes en un diedro con una fisurita que te permite meter cacharros pequeños, donde no hay muchos pies, luego llegas a un techo, que lo pasas en travesía a derechas, para montar reunión. Excelente largo, que te mete en la vía de lleno.

L2-IV+. Este largo me toca a mí. Es una travesía a izquierdas, que no tiene mucho que comentar, hay una placa que no se puede proteger y te obliga a dar algún paso de estar al loro, pero nada más.

L3-6ª/6ª+. Llega el turno de Carlos. Este largo es el más duro de la vía. Y además la salida está algo descompuesta (cosa rara en galayos, pero también pasa). Luego te metes en un diedro fisurado, muy vertical que te pone las pilas, bien puestas. Largo buenísimo.

L4-V+. Manu coge el relevo en este largo que tiene muy buena pinta también. La salida es en una plaquita, con una fisura transversal encima, donde se puede meter algo y a primera vista parece un paso delicado, pero si te colocas bien y lo estudias sale muy bien. Más adelante hay un diedro fisurado, donde te tienes que mover bien, porque no hay muchos pies. El final del largo es facilón. Muy buen largo.

El descenso lo hicimos en tres rapeles, dos de ellos volados, que dan su cosilla, como casi todos los descensos de Gredos.

Aunque no es fácil decir, porque todas las vías son de una calidad excelente. Pero creo que esta última a mí fue la que más me gustó. Pero es una opinión personal.

A la vuelta al refugio nos encontramos con el equipo del GREIM de la guardia civil de granada que estaban trepando por allí estos días, tras un rato de charla con ellos, nos informaron que se marchaban, porque la previsión no era muy buena. Nosotros decidimos pasar la noche por si acaso se equivocaban, pero a mitad de noche comenzó a llover y al día siguiente continuó, así que volvimos a los coches. Para pegarnos un homenaje de chuletones de estos que te ponen a la vaca en lo alto del plato y viaje de vuelta.

En definitiva, debería ser obligatorio visitar Gredos y en concreto Galayos al menos una vez al año, seas de donde seas. Tanto para disfrutar de la escalada, como del espacio natural. Es brutal.

La nieve de Sierra Nevada

La nieve de Sierra Nevada

Siempre se ha dicho de nuestra sierra, Sierra Nevada de Granada, España, que no es muy propia de avalanchas. Pues la usual amplitud térmica que caracteriza a este área, incluso en el más puro invierno, somete al manto a una fusión <-> rehielo que lo estabiliza rápidamente.

Esto unido a la tradicional falta de afición en nuestra tierra a los deportes de montaña fuera de las inmediaciones de la estación y a la disposición e inclinación de la mayoría de las vertientes, hacen de Sierra Nevada una zona relativamente segura y fácil de gestionar en casi toda ocasión.

Esto hace un efecto muy negativo en la comunidad montañera penibética, llevándonos al casi total analfabetismo en cuanto asuntos de nivología se refiere, y no solo el desconocimiento de la nieve, su formación y estructura, sino la absoluta falta de cualquier medida de gestión del riesgo ni de prevención de ningún tipo, siendo lo habitual no llevar el material de seguridad adecuado y por supuesto no saber usarlo.

Tomada de http://www.esquiandoenelsur.com

Avalancha ocurrida en “El Ascensor” Estación de Esquí de Sierra Nevada. Tomada de http://www.esquiandoenelsur.com

Es por ello que nos proponemos romper con esta actitud y este querer volver la espalda a un problema que está ahí, guarecido, esperando, y que solo podemos paliar con las buenas costumbres y toma de decisiones.

Porque quizá Sierra Nevada no sea Canadá, pero el nivel cero no existe en la tabla de peligro de avalancha europea. Y además, ¿solo practicamos alpinismo, esquí de rando, raquetas…, en Sierra Nevada?, ¿Qué pasa cuando vas fuera? ¿donde si hay avalanchas?.

Como siempre en montaña, hay que romper nuestras propias barreras, darnos cuenta que erramos, para continuar aprendiendo esta asignatura sin fin.

Decidnos, ¿qué opináis sobre el tema?, ¿qué podéis cambiar?, ¿cómo vais a contribuir?.

 

 

¿Que es un guía de Montaña?

¿Que es un guía de Montaña?

Hace ya tiempo que nos planteábamos el redactar un a artículo breve sobre lo que es exactamente un guía de montaña en cualquiera de sus modalidades. Con exactamente nos referimos a su real utilidad, ¿para que nos necesita un cliente?, ¿Que debería exigirnos aparte de conocimiento, experiencia y legalidad?
Nos planteamos esto por dos sencillas razones que venimos observando desde que nos dedicamos a esta profesión, poco considerada en nuestro país y no del todo entendida.
La primera razón hace referencia a que la mayoría de las personas no ven necesario el servicio de un guía para realizar una actividad sencilla o del denominado senderismo, cosa lógica. Aunque no olvidemos que hay personas que prefieren ir acompañadas, gozar de una buena interpretación del medio y aprender la montaña de la mano de un profesional, como aquel que recorre un museo con intérprete para conocer entresijos de las obras que por su cuenta pasarían inadvertidos.
La segunda está relacionada con la falsa creencia de la gente que cree no poder realizar las actividades que proponemos.
Es esta ultima en la que nos centraremos más adelante, ya que la primera, bajo nuestro punto de vista, es totalmente razonable y hasta cierto punto beneficiosa para quien emprende actividades por su cuenta, ya que esto les hace pringarse de lleno en la actividad y es una buena forma de aprender.
En sentido básico un guía de montaña se entiende por aquella persona que conduce a otra, o a un grupo de ellas, por el medio natural a la vez que realiza tareas de docencia, gestiona el riesgo de estas actividades y planifica todo lo necesario para que el alumno, cliente o persona que acompaña pueda despreocuparse, en un principio, de estos aspectos. Pero a la vez vaya conociéndolos, aprendiéndolos y ganando la autonomía necesaria para que en un futuro pueda prescindir de los servicios del guía.
Creemos que la segunda cuestión es la más importante, pues un guía debe saber adaptar la actividad al nivel de la compaña, agruparla según sus necesidades y hacerles pasarlo bien minimizando los riesgos.
Es labor del guía la de llevar a sus clientes fuera de su ámbito de confort, hacedles ver que pueden hacer cosas que a ellos se les antojan imposibles, pero todo dentro de su nivel. De forma que ellos vean que con trabajo y constancia pueden ir mas allá, sin ser una limitación su valentía, su nivel físico o su edad. Por poner algunos ejemplos.
Es muy común ver propuestas de cursos como “Alpinismo Nivel I” y que a la gente le cueste mucho el verse capacitados para recibirlo, ya que lo primero que imaginan es a profesionales del alpinismo, subiendo a cimas e 8.000 metros jugándose la vida y piensan: “Obviamente eso no es para mí”. Pues bien, el problema reside en como nosotros, los guías, lo planteamos. Ese curso de Alpinismo Nivel I no es más que un curso de indicación al montañismo invernal, que consiste en subir cerros nevados por sus accesos más normales, habituales y naturales, nada de escalar montañas con cuerdas, montañas de altitudes inverosímiles o montañas difíciles. Es una actividad de lo más parecido a lo que podríamos llamar montañismo estival. Lo único cierto de todo esto es que el nivel sube con respecto a ese montañismo estival y por lo cual deberemos aprender técnicas de manejo de crampones y piolets, sentido de el itinerario, cómo equiparnos y una serie de medidas y medios de seguridad, precauciones, que hemos de tomar para no complicarnos en las alturas, pero no deja de ser caminar, transitar la montaña, aunque ésta esté cubierta de nieve. Actividades aptas para todo aquel que quiera aprenderlas sin importancia de edad, sexo o nivel físico como hemos dicho antes.
Recordad que decimos todo esto para el hecho de ir acompañado por un guía, afrontar una montaña nevada sin conocimiento ni experiencia y sin la compañía de un profesional puede ser un error fatal que nos lleve a situaciones no deseadas.
Ahora nos quedaría saber cómo elegir un guía, para que modalidad, y con la garantía de que sea un profesional apto para tal empresa, pero eso formara parte de nuevos artículos que seguro vendrán.

Curso iniciación montaña invernal.

Curso iniciación montaña invernal.

 

 

La verdad es que no es fácil resumir en pocas palabras el resultado del curso que se ha celebrado este fin de semana en Sierra Nevada, a través de Soloaventura. Trataré de no ser pedante ni tampoco quisiera que parezca que le estoy haciendo la pelota a nadie. Pero en honor a la verdad he de resaltar la disponibilidad del grupo, su aptitud y actitud. Que no es que sea difícil encontrarla en este tipo de cursos, pero tanto el Buitre como yo, coincidimos en que este grupo en concreto nos ha encantado y nos han hecho pasar un fin de semana de fábula. Salvando los errores que haya podido haber, que seguro que los ha habido, creemos que ha sido un curso dinámico, entretenido y completo, aunque también es cierto que hubiésemos necesitado algo mas de tiempo para dar en mayor profundidad algún tema que otro, como por ejemplo la planificación de rutas y a lo mejor alguna que otra cosilla, pero es un temario demasiado extenso para un fin de semana. En definitiva estamos bastante contentos con el resultado del curso, porque estamos convencidos que se ha conseguido el objetivo, que no es otro que, cada persona que se anima ha realizar este tipo de curso, sea lo suficientemente autónoma como para organizar una salida a la alta montaña invernal, de una forma segura teniendo en cuenta las posibilidades y limitaciones de cada cual.

Sonia dando sus primeros pasos de bajada.

Sonia dando sus primeros pasos de bajada.

 

Sábado 4 de Abril.

 

Quedamos con el grupo a las ocho de la mañana en el Albergue Universitario de Sierra Nevada. El Buitre y yo (Poli) subimos un poco anestábamos tes para ir preparando el material, para cuando llegara la gente y así ganar algo de tiempo. Pero José, Jorge y Sonia, deseosos de comenzar se encontraban en el Alberge casi a la par que nosotros, David llegó sobre las ocho, así que a la hora acordada dispuestos a comenzar.

Normalmente tratamos de impartir la teoría a primera hora, para más adelante poner en práctica sobre el terreno las nociones aprendidas en el aula. Pero debido a las condiciones de la nieve, decidimos hacerlo al revés. Tras preparar botas, ajustar crampones y unas breves nociones básicas de piolets, salimos dirección al observatorio de la Hoya de la Mora, donde en unas rampas sin mucha altura vimos las distintas técnicas de ascensión. Luego nos dirigimos hacia el Barranco de San Juan, donde estuvimos haciendo pruebas de autodentención, y pudimos comprobar que el grupo aplicaba con destreza las explicaciones recibidas. Tras un buen rato pegando barrigazos, hicimos una paradita para comer un pequeño picnic y echar un rato de charla.

El grupo por los Peñones de san Francisco.

El grupo por los Peñones de san Francisco.

 

 

Bajamos por el San Juan, hasta los peñones de San francisco, para remontarlos por un pequeño corredor, pero debido a su orientación se encontraba sin nieve, así que hubo que rodearlo buscando otra orientación que nos permitiese ascender con crampones. Una vez arriba aprovechamos para ver un poco de cartografía, con mapas y brújulas. Como se nos echaba el tiempo encima, nos dirigimos al Albergue para cambiarnos, secarnos y dar las clases teóricas que no vimos por la mañana.

 

 

 

 

 

Domingo 5 de Abril.

La actividad propuesta para este día era subir al Veleta, así podemos poner en practica lo aprendido la jornada anterior, excepto la autodetencion, por motivos de seguridad.

Fue una actividad interesante, por muchos motivos, en primer lugar pudimos comprobar el cambio de la calidad de la nieve, que a diferencia del día anterior estaba durita y en algunas zonas helada, por  lo que pudimos progresar cómodamente y sin problemas.

Increíble vista de las nortes.

Increíble vista de las nortes.

También hubo algunos ejemplos de superación personal, como por ejemplo José, que venia con los ligamentos de la rodilla tocados y ya desde muy pronto se le acusaron, pero con la ayuda de unos bastones que Jorge le cedió, consiguió hacer cima sin grades dificultades. Sonia y David también tuvieron una lucha entre mente y cuerpo. Mientras su cuerpo solicitaba un parón, su mente proponía continuar y haciendo caso a su mente consiguieron hacer cumbre. Este tipo de diatribas son muy frecuentes en montaña y el secreto esta en saber cuando continuar y cuando no, cosa que nunca esta demasiado clara ni suele ser fácil.

Finalmente conseguimos hacer cumbre el grupo al completo y tras una paradita y las pertinentes fotos, nos volvimos al Albergue a por las merecidas cervezas y dimos por concluido este curso, que a nuestro juicio a sido más que satisfactorio.

No quisiera terminar sin agradecer la asistencia de Sonia, José, Jorge y David, a Soloaventura por confiar en GranAlpina, que espera que salgan mas cursos de este tipo y sobretodo con este tipo de gente con quien hemos pasado una grata experiencia.

Sin más lo que esperamos es volver a vernos por las

Eln la montaña con humor

en la cumbre con Juan y Medio

 

Ecografia

 

tajo de la virgen

tajo de la virgen

 

Ya se que una imagen vale mas que mil palabras, pero sin embargo en esta ocasión el lector va a tener que conformarse con la redacción, pues no pudimos hacer apenas fotos, fue una de esas veces en las que estas tan metido en la escalada que no hechas cuentas ni tan siquiera de hacer fotos.

La vía es paralela a la espeluznante, su comienzo es justo a la izquierda de esta, para en la primera reunión, cruzarse y continúa paralela, hasta el último largo, con la que comparten reunión.

Es una de vía que exige estar metido en la escalada y si vas con la cabeza fresca, moviendo bien manos y pies, y buscando el equilibrio, se disfruta de lo lindo, pero si por el contrario vas con los ojos abiertos, pero con la mente cerrada, la puedes sufrir, algunos parabolts tienen sus alejes sin llegar a ser alarmantes, pero hay que hilar fino.

La semana pasada estuvimos Tete y yo haciendo la espeluznante, que como ya comenté en otra entrada en esta misma Wep, es una vía que te deja con muy buen sabor de boca. Pues bién. la Ecografía, es si cabe una vía mas completa que la anterior, ya que tiene mas continuidad y los tres largos de la vía son muy parecidos en cuanto a grado se refiere. Los tres largos son 6b mantenido. Cuarenta metros por largo, más o menos. Es importante llevar cuerda de 80 metros, para poder rapelar. Tanto Tete como yo coincidimos en que nos gustó mas la Ecografía que la Espeluznante. Pero bueno eso es cuestión de gustos.

Voy a pasar a detallar los largos.

 

1º largo 6b 40 mts. Como la semana pasada. Echamos a pares o nones quien sería el que comenzara la vía y la suerte quiso que fuera yo quien tomara las riendas de este largo.

Las primeras chapas son fáciles, y ya con su estilo de roca franca, pero con pocos buzones, bastante regleta donde poder ir progresando bien, poco a poco y estando pendiente de los movimientos. En la cuarta o quinta chapa están los pasos de la vía, que será, una placa muy vertical incluso un poco desplomada donde no hay mucho donde cogerse y hay que buscar el paso, pero estirando la mano derecha se alcanza a un bidedo que nos equilibrará bien, para chapar y llegar a una repisa donde podremos tomar un poco de aliento.

Tras un par de chapas sin mucha complicación iremos derecheando hasta llegar a la reunión de la Espeluznante, que la cruzaremos y continuaremos tres o cuatro chapas más, hasta la reunión de la ecografía.

 

2º largo 6b 40 mts.  Este largo le toca a Tete, comienza con regletas mas o menos asequibles, pero un poco mas arriba hay un pequeño desplomito, con algo mas de canto, que se supera bien, pasadas tres o cuatro chapas, hay una placa que será donde están los pasos de la vía, muy vertical y con poco canto hay que colocar bien los pies encontrando regletas mas o menos buenas y para las manos habremos de buscar pero al final encontraremos cositas con las que poder progresar.

 

3º largo 6b 40 mts.

 

Llego a la reunión intercambiamos material y me dispongo a chapar este largo, aunque algo cansado tomo un poco de aliento y sin demorarme mucho continuo con la escalada.

Hace un par de años estuve con Javi y con Curro haciendo la vía y no sé porque pero en este largo recordaba que había algún tramo bastante delicado, estuve buscando durante todo el largo este tramo y la verdad es que no lo encontré. Esto quiere decir que lo resolví bien y sin complicación, aunque si es verdad que hay un par de placas donde hay que afinar y de pasos técnicos de regletas. En definitiva me pareció un largo disfrutón y asequible. Muy recomendable.

Tete rapelando

Tete rapelando

yo, en el suelo.

yo, en el suelo.

Escalada en los Vados.

Escalada en los Vados.

ESPE-LUZNANTE.

La otra noche, cenando con mi madre, le comenté la vía que iba a hacer con Tete en Los vados, la Espeluznante.

Y me decía la pobre que con solo nombrarla se le ponían los pelos como escarpias. Al mismo tiempo en el telediario de la 2 salía comunicando a los medios la “Espe”, lo contenta que estaba, por haber podido declarar esa mañana ante el juez, con una sonrisa de oreja a oreja. El turbio asunto aquel de haberse dado a la fuga tras ser parada por la policía, debió ser de lo mas divertido para ella, a juzgar por el semblante que mostraba. Y es que es alucinante esta Espe-luznante.

Pared de la virgen. Los Vados

pared de la virgen. Los Vados.

Pero bueno vamos a hablar de cosas serias y dejemos a un lado nimiedades.

A las cuatro de la tarde quedé con Tete  en el Boabdil, un restaurante que está en la salida de Alhendín y que a los dos nos pilla mas o menos en la misma dirección. Yo termino de trabajar a las tres y media, así que llego, me cambio, nos ponemos en marcha y me como un bocata de tortilla con tomate que me ha preparado Tete, para no perder mucho tiempo,. El camino se hace ameno, escuchando a los Marea y en no mucho rato ya podemos divisar la pared desde la carretera.

 

A las cinco estamos a pie de vía, que está marcada con una flecha azul.

 

pie de via

pie de via

Antes de empezar con la descripción de la vía, creo que es importante reseñar que es una de esas vías que cualquier granadino que se precie de ser escalador ha de trepar al menos una vez en su vida. No es una vía difícil, pero aun así hay que apretar en algunos pasos, es una vía muy técnica y con cierta continuidad, abundan las regletas y escasean los buzones, tienes que estar metido en la escalada, buscando colocar pies constantemente y finalmente, el que busca encuentra, pero has de colocarte bien si no quieres sufrirla.

Hace unas semanas vino Pelis desde Alicante a pasar el fin de semana a Granada y estuvimos el sábado en Sierra Nevada haciendo El Vuelo del Águila y el domingo, el plan era hacer la espeluznante, pero en el primer largo decidimos darnos la vuelta y no la terminamos. La semana pasada comentándolo con Tete me propuso hacerla, así que no dudé en tomarle la palabra.

pelis primer largo

pelis primer largo

 

No sabíamos en qué orden íbamos a encadenar los largos, así que dejamos que la suerte decidiera por nosotros y me tocó a mí empezar la vía, cosa que agradecí, porque hacía poco hice este primer largo y me acordaba bastante bien de los pasos.

 

1º largo. 30 mts. V+.

Es un largo bonito y asequible, los primeros parabolts se hacen muy bien, pero en el tercero o cuarto, está el paso de la vía, yo lo saqué por la derecha de la chapa, hay que buscar un bidedo y subir los pies, para progresar un poco hasta llegar a una regleta para la mano izquierda, que nos permitirá continuar la secuencia, hasta llegar a una repisita que nos dará un respiro. La vía continúa mas sencilla, pero con su estilo regletoso.

 

Poli primer largo

Poli primer largo

2º largo. 30 mts. 6ª+.

Este largo le toca a Tete. Comienza con los primeros pasos sin mucha dificultad, pero sobre el tercer parabolt es donde está la “chicha” o por lo menos fue lo que a mi me pareció. Es una placa con regletillas mínimas donde hay que bailar sobre ellas colocando bien manos pies y cuerpo. El siguiente parabolt está más para la derecha sin llegar a ser una travesía. Pasada la placa la vía sigue con continuidad, paro más asequible.

 

3º largo. 30 mts. V

Este es el largo mas facilón de la vía y donde vamos a encontrar más canto para las manos y los pies, pero de todas formas no podemos bajar la guardia porque también tendremos algunos pasos de pensar cómo nos colocamos, sobretodo al final de la vía.

4º largo. 30mts. 6ª.

Este es sin duda alguna el largo de la vía. Muy técnico y atlético, con un ambientazo brutal, ya que estamos arriba de la pared. Aunque tenga menos grado que el segundo largo yo creo que se dan la mano en cuanto a dificultad, pero tanto a Tete como a mi nos pareció este mucho mas bonito.

Comienza en un diedrito pequeño donde se alternan los pasos de fisura con mano izquierda y con derecha, haciendo alguna que otra secuencia de babaresa, alternándola con empotre de manos; hay que hilar fino para colocar los pies, pues no están muy claros. Al final el diedrito desploma un pelín que sin ser difícil, las chapas alejan y vamos ya tocados, por lo que lo acusamos un poco. El resto de la vía no tiene dificultad pero sigue con su estilo de regletas.

 

En definitiva es una vía de lo mas recomendable, muy disfrutona, máxime cuando se está en buena compaña.

Tete aproximando a pie de vía.

Tete aproximando a pie de vía.

Tete cruzando el río.

Tete cruzando el río.

Foto de Poli escalando el primer largo a sido tomada de Panoramicas 360. “Con su consentimiento”.

El vuelo del Águila

El vuelo del Águila

Un antiguo proverbio chino, reza así: Si el alumno no supera al maestro, el maestro habrá fracasado.

Me he acordado de este proverbio, porque hace dos semanas estuve en la norte del Veleta escalando una vía llamada El vuelo del águila. Para empezar quisiera mencionar la compañía con la que tuve la suerte de contar. En primer lugar Pelis (Panoramicas360), gran amigo de años atrás y compañero de cordada en numerosas ocasiones. Recuerdo la primera vez que me puse un arnés, unos esquís de travesía o unos crampones, él estaba allí para aleccionarme cuál era la mejor manera de hacer las cosas y cómo progresar en cada una de las distintas modalidades. Si esto lo sumamos a la empatía que nos une, el resultado es que no existe dinero en el mundo capaz de cubrir esta necesidad mía de desenvolverme bien por este medio que tanto me apasiona. La segunda persona con la que pude contar para realizar esta escalada fue Jesús Espinosa (Nevadensis), profesor mío en el curso de Técnico Deportivo de montaña primer nivel y director de mis prácticas en Picos de Europa, con quien he tenido la suerte de trabajar y así poder aprender cómo un experimentado guía de montaña conduce a una serie de personas por el monte, con seguridad y diversión, a la vez que se realiza una actividad de lo más interesante. Sus anécdotas, diversidad de gentes conocidas y su lectura del monte no pasa desapercibida por nadie que muestre un poco de interés por el tema.

Volviendo a la frase con la que he comenzado este texto y tan solo por jugar un poco con estas palabras, la verdad es que lo tengo complicado para tan siquiera alcanzar a cualquiera de los dos titanes de la montaña con los que pude contar ese día.

Con mis dos amigos tras finalizar la vía

Tras esta necesaria introducción, voy a pasar a detallar, como Nevadensis, Panoramicas360 y Granalpina, todos a una, realizan una de las vías más disfrutonas a la vez que sencillas de la Norte del Veleta, ideal para gente con algo de práctica en escalada y que quiera comenzar con gran pared, haciendo vías de largos. Desde aquí, animo a todo aquel que lo desee a que no dude en contratar nuestros servicios.

(más…)

Never of-Neveros

Never of-Neveros

Este pasado 25 de Julio de 2014, tratamos de encender una vela para el recuerdo de este antiguo oficio casi olvidado ya, por las generaciones venideras: Los Neveros. La idea es bien sencilla: salir de Granada, subir a la Sierra, coger nieve y bajarla a la ciudad. Sin embargo solamente cuando hicimos la ruta y nos metimos realmente en el pellejo de estos trabajadores, fue cuando nos dimos cuenta de que estaban hechos de otra pasta.

El viernes a las cinco de la tarde salimos Borja (arriero y guía) Jesús (interesado), yo (guía) y Cristóbal (burro), desde la localidad de Cajar, para encontrarnos con el otro grupo que venían desde Granada. El punto de encuentro fue como es lógico en el Camino Real de los Neveros, justo a la salida del pueblo. El otro grupo estaba compuesto por Jesús y Antonio (arrieros)Pedro y Manolo (interesados) de Beas de Granada, Buitre (guía) y Genil y Charcón (burro y mulo).

Sin mucha dilación y tras los pertinentes saludos continuamos la marcha. Son las seis de la tarde y el sol todavía hace buena muestra de su poder, nos obliga a beber agua a cada instante para no deshidratarnos. Continuamos dirección al Purche, por una pista de tierra, donde algunos ciclistas se cruzaron en nuestro camino, entre ellos Pablito, un buen amigo nuestro, que salió a nuestro encuentro. Paradita para comer algo y continuamos por la carretera asfaltada, hasta llegar al cruce donde cogeríamos una vereda dirección al Collao del Muerto, para llegar hasta los Peñones del Dornajo. A esta altura más o menos cayó la noche con lo que la caminata era más llevadera ya que la temperatura bajó algunos grados y la vereda era realmente bonita. Poco a poco fuimos ganando metros, hasta llegar a la antigua carretera del Veleta, la cual continuamos hasta la Hoya de la Mora, donde nos encontramos a unos observadores de estrellas, que nos trataron muy amablemente y nos hicieron unas fotos increíbles.

Ya estábamos muy cerca de nuestro objetivo, el ansiado nevero que se encuentra en Cauchiles. Pero al pobre Cristóbal no le hace mucha gracia continuar subiendo con lo que Borja y yo decidimos quedarnos con él para que descanse, coma y se hidrate. El resto de compañeros suben a por la nieve y nos la bajan en espuertas. Entre tanto parece que Cristóbal ha repuesto fuerzas y tras una copiosa cena comenzamos el descenso, lentos pero con paso firme. La noche está avanzada, serán las tres de la mañana cuando comenzamos la bajada. El Buitre, Borja y yo nos quedamos con Cristóbal, caminando a su paso, el resto de compañeros decide continuar con su ritmo ya que es muy superior al nuestro.

Hasta llegar al Purche la bajada resulto muy bien, pero una vez allí Cristóbal visiblemente fatigado decidió no dar ni un paso más, tras varios intentos de continuar, decidimos abortar allí mismo. María, (mujer de Buitre y buena amiga) se apiada de nosotros y viene a recogernos en el coche a las nueve de la mañana. El hermano de Borja nos manda a un amigo suyo que tiene un camión para trasportar bestias y se lleva a Cristóbal a su más que merecido descanso.

El resto de compañeros llegaron a Granada sin contratiempo alguno, sobre las nueve de la mañana.

Hasta aquí el relato de esta buena experiencia que trataremos de hacerla anualmente rememorando así a estos fenómenos de la montaña que eran los Neveros.